Hace ya un año comuniqué mi cambio a una nueva etapa. Era una declaración de intenciones a la vez que una especie de contrato conmigo mismo sobre lo que sería mi futuro próximo: buscar una manera diferente de seguir trabajando en esta profesión que me apasiona y que tanto me ha dado.

Hoy he releído ese post (lo conservo en este blog: http://bit.ly/YRghsf) para comprobar hasta qué punto había cumplido mi palabra; me quedo tranquilo al ver que prácticamente todo ha ocurrido incluso mejor de lo previsto. En el plano personal no puedo más que confirmar que la decisión era la adecuada y no tengo más que palabras de agradecimiento a los que me animasteis entonces.
Agradecí en aquel momento los comentarios de apoyo por el cambio y hoy quiero tan sólo comunicar aquí de nuevo que cierro ese año de reflexión para iniciar de nuevo mi actividad profesional, aunque en un formato bastante diferente.

Si bien ha habido “cantos de sirena” para embarcarme en otras empresas en proyectos similares a los que había realizado en la etapa anterior, he decidido seguir por mi cuenta, de manera independiente, para trabajar en un aspecto muy concreto del marketing y la comunicación. Creo que será más útil para todos y más gratificante para mi, ayudar a diferentes empresas y actores del sector, que dedicarme de nuevo en exclusiva a ayudar a una sola empresa. También estoy convencido que es más fácil ayudar a las empresas desde fuera que formando parte de ellas. Cuando eres parte de la empresa también eres parte del problema.

En este intenso año (no es lo mismo estar en paro que estar parado 😉 he llegado a la conclusión de que esta profesión necesita reinventar su manera de trabajar para seguir siendo igual de útil y apasionante. Tener tiempo y distancia me ha permitido ver con profundidad y objetividad el estado real del sector del marketing y la comunicación. Es cierto que hay muchos problemas, pero también lo es que hay más oportunidades que nunca.

He diseñado mi propio concepto de la nueva Comunicación, y es la propuesta que a partir de ahora ofreceré profesionalmente: una manera diferente de gestionar la comunicación y el marketing en los negocios de hoy. Una nueva forma de trabajar, con unos procesos más eficientes y con una propia metodología mucho mas simple para conseguir que cualquier empresa, sin importar el sector en el que opere o el tamaño que tenga, pueda recuperar la vitalidad perdida en estos años a través de una gestión mucho más eficaz de su comunicación y mejorando la percepción de sus marcas y sus productos para crear valor para sus clientes.

He bautizado ese concepto con el nombre de Marketing Sistémico. No es más que buscar la mejora de la percepción de cualquier producto o marca a través de todo el sistema que compone la propia empresa y todo lo que rodea a su negocio. No se trata sólo de hacer mejor publicidad (que también se puede y se debe) sino de hacer que de manera natural, por cada poro de la empresa, en cada acción que se lleve a cabo y con cada euro que utilice, se consigan los objetivos estratégicos de la empresa y se genere una percepción sólida. Conseguir que la propia actividad de la empresa trabaje de manera integrada, coherente y potente para hacer que el negocio prospere y sea sostenible. Promover la innovación, la creatividad y la incorporación de las nuevas tecnologías y toda la potencia de la nueva economía digital para la Comunicación, y conseguir un sistema capaz de obtener una clara ventaja competitiva para la empresa que adopte esta forma de ver la comunicación hoy.

Esta es mi propuesta. Le he dado varios formatos para su aplicación en diferentes maneras e intensidades, empezando por lo más básico: 

  • Formación a futuros profesionales en Universidades y Escuelas de Negocio a través de la docencia en cursos y masters.
  • Difusión continua de esta forma de entender la comunicación entre los profesionales del sector a través de artículos, libros y conferencias.
  • Formación avanzada de los equipos de marketing de las empresas que quieran evolucionar más rápidamente y adaptarse al nuevo escenario que tienen delante, a través de seminarios personalizados.
  • Y por último, la participación puntual como consultor o consejero en proyectos específicos donde mi participación pueda suponer un valor añadido importante.

Suena ambicioso. El 2013 será el año de prueba de este proyecto personal. Trataré de mantener el balance adecuado entre la acción y la reflexión. He comprobado en este tiempo que está profesión, para ejercerla bien, necesita que dediquemos la mitad del tiempo a trabajar en cosas concretas y la otra mitad a estudiar, investigar, analizar, debatir, observar y seguir aprendiendo de lo que otros hacen en otros lugares. 

También dedicaré buena parte del tiempo a apoyar desinteresadamente a gente con proyectos en los que mi consejo pueda tener algún valor, sobre todo gente emprendedora y con muchas ganas que voy conociendo continuamente y que merecen la ayuda de los profesionales que ya hemos estado en activo y tenemos la obligación de apoyar.

Seguiremos en contacto permanente en este pequeño mundo del marketing y la comunicación. Espero que 2013 sea un año fantástico para todo el que se proponga que lo sea, y que dentro de un año pueda decirte de nuevo que todo va según lo previsto.

Un fuerte abrazo y feliz 2013.



Para aquellos que no lo hayáis leído las entregas que fui haciendo a lo largo del año en este blog, os dejo el relato completo de “¿Quien se ha llevado el dinero de la Publicidad?”
Una caricatura amable de la forma de trabajar del sector publicitario, para hacernos reflexionar, y pensar que las cosas pueden y deben cambiar.

Espero que te guste. Te dejo este enlace para que la puedas descargar en el formato que te sea más cómodo.